Reflexiones y cachivaches.

Empiezo a estar cansado de sacar la nieve cada mañana de mi auto. Esta próxima noche dicen que no nevará pero las temperaturas bajarán a -16º C.

Nunca quise que mis hijos se me parecieran. Afortunadamente lo conseguí. Ayer Joel me contó que va prosperando en el trabajo y eso me llenó de orgullo y satisfacción.

Durante este tiempo que llevo viajando una solución efectiva que he encontrado para subirme el ánimo es permitirme el lujo de no alojarme en el sitio más barato. Hoy estoy en una habitación más grande que mi último apartamento, con una cama King Size, nevera, cafetera, wi-fi, TV satélite (pero bueno, casi todo eso lo tienen también las más baratas) Sí pero es que esta tiene un fuego en la habitación y leña preparada para encenderlo. Y un sofá. Y una ventana desde la que veo la montaña cubierta de nieve. O sea que estoy tirado en el sofá con el fuego prendido y de subidón.

Yo siempre encontré mucha más gente buena que mala. No recuerdo si alguna persona mala conocí, la olvidé, nunca existió. No tengo espacio para el odio a largo plazo y mi memoria es selectiva.

En el trocito de USA que yo he visto a la gente le encanta tener trastos en el jardín. Como mínimo un par de coches viejos y medio desmontados, algún neumático, una barbacoa muy oxidada, una canasta de básquet rota, otra barbacoa menos oxidada y a partir de aquí depende de la imaginación decorativa de cada uno. Pues bien por estas fechas todos estos cachivaches se mezclan con Papas Noel, renos, guirnaldas y demás parafernalia navideña. Claro, la nieve ayuda mucha a darle ambiente.

Me pasé un par de días sin recibir la visita de mi ángel y eso me afectó el ánimo. Anoche lo llamé en sueños y esta mañana me abrazo, largo. Muy largo.

A Paulette Caussade la conocí en una excursión al Cerro San Cristóbal, en Santiago (Chile) hacía poco había vuelto a casa después de estudiar y trabajar un tiempo en Francia. Buscaba su sitio en el mundo y su sueño era tener patos en el jardín y que no se perdieran los colores. Lo último que supe de ella fue a través de Facebook, ya no estaba en Chile. Había vuelto a Paris. Y allí los colores bien. pero jardín, patos…

Ayer compré mi billete de vuelta. Pronto terminaré este viaje. Ahora que voy recobrando la neutralidad emocional me parece el epílogo ideal para reconquistar la luz que me robaron mis carencias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en USA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reflexiones y cachivaches.

  1. marga dijo:

    Que maco, tot nevadet ! bueno quan tornis, truca , si vols, que parlarem…
    Un petó i molts ànims!

  2. Francesc Carrasco Escoda dijo:

    Quan tornes a “casa”, jo ja no estarè a BCN. Passarè els Nadals amb la familia a Torás (Castelló), en una casa que tenim allà. Telefona’m. Bona entrada d’any. Una abraçada. EL PACO CARRASCO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s