Ciudad Perdida (I)

El camino

Cinco días andando entre la exuberante vegetación del Parque Nacional Sierra Nevada de Santa Marta. Cinco días con la ropa completamente mojada. ¿Llueve? Qué más da. La humedad es tan alta que uno llega empapado al campamento. Bosque lluvioso. Inolvidable. Millones de mosquitos. Verde.  Subir. Bajar. Vadear ríos constantemente, mojándote hasta la cintura y vigilando ante las inminentes y traicioneras crecidas. Volver a subir. Volver a bajar. Las piedras resbalan. Con la lluvia la mochila pesa más. Y cada día más. El barro resbala. Mucho barro. Lluvia cada día, pero siempre a partir del mediodía. Empezar el día vistiéndote con la ropa mojada del día anterior. Imposible secarla con esa humedad. Calor. Vistas impresionantes.  Siempre verde. Cascadas. Siempre mojado. Maravilloso. El cansancio se acumula y con la humedad los pies se resienten. Me siento afortunada por vivir estos cinco días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sudamérica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s