Espera en el Chaco

7,45h. Filadelfia. Salgo a la avenida Heidelberg y me paro frente al hotel. El colectivo llegará entre 8h y 9h. El viento levanta la arena. Los escasos autos levantan arena. Apenas hay gente. Tres indígenas tomados  me piden para tabaco. Están todas las tiendas cerradas pero le doy. 8,30h Llega La Golondrina. La paro. El ayudante del chofer me dice que va lleno. Que me recoge a la vuelta. Los del tabaco estás preparando su cama en la vereda – Cámbiate al otro lado, amigo. Barselona eh, Barselona bueno-. Cruzo. Me paro en lado opuesto. En ese lado no hay edificios. En la oscuridad está Armando. No lo había visto desde el otro lado. Unos treinta años. Etnia Nivacle. – Mi madre  me echó de casa ayer. Carne hígado no gustar olor– Me pide para comer. Comemos fruta. Fumamos. –Llévame a tu país-. Me recoge la Golondrina. Escucho Jokerman de Dylan. Me duermo. 10,00h. El ayudante me despierta. Mariscal Estigarribia. –Migración, señor-. Bajo. Me quedo allí parado viendo cómo se aleja el colectivo. La recta no termina nunca. A un lado espesura negra. Al otro barro y una cerca grande que rodea una nave con el cartel de Aduana. Al lado derecho de la cerca, la oficina de emigración, también cercada. No se ve a nadie. Solo se escucha el viento y los perros. Fumo. Miro el reloj. Me dirijo a migración. El barro se me pega a los zapatos. Cerrado. Llamo. Ni caso. El pequeño edificio está rodeado de un porche metálico e iluminado con fluorescentes. Hace frio. Doy la vuelta al edificio. Del porche y de la valla cuelgan banderas del Paraguay. Paso debajo de un árbol donde duermen un centenar de pájaros. Se despiertan. Nos asustamos. Los perros ladran. Más lejos también otros los imitan. Hay un banco de madera en un lateral de la fachada. Me siento. Los perros se acercan para darme la bienvenida. Son tres. Un macho y una hembra negros y uno blanco. A este le falta una pierna delantera y cada vez que da un salto para andar se le escapa la orina. Va formando pequeños charcos amarillos sobre la baldosas. Me como una banana. Tengo frio. Me cambio de ropa. Leo. Vuelvo a mirar el reloj. Las 12,00h. Fumo. La hembra negra se frota la cabeza contra mi zapato, en un tic que parece no va a terminar nunca. Le dejo hacer. Igual tengo suerte y pasa entre la una y las 2. Eso me dijo la madre de Isi, la chica que me vendió la boleta. Me pongo toda la ropa de abrigo que tengo. Es verdad, el tic de la negra no para. Que bien me iría un tazón de café. Y un petardito para quemar el tiempo. Los perros negros salen en estampida detrás de un ruido en la negrura. El blanco aúlla. Tan solo pasaron 7 autos en este tiempo. No se ve a nadie. Me termino el libro mientras paseo por el porche. El barro de mis botas se mezcla con la orina del perro y dejo el porche, hecho una mierda. Un búho se posa en un poste de la luz de la luz. Ulula. Su pareja le responde. 1,30h. Me cambio de sitio. Me pongo delante del portón metálico. Ya está a punto de llegar. Fumo. Intento no mirar el reloj tan a menudo. No puedo. Paseo. Miro la luna. Ella me mira y me pone cuernos. Puta luna! Me gusta pero sigo con frio. 2,30h. Hago una bola de barro. La pateo como a un balón. EL macho negro viene a verme. Le da miedo el balón. No quiere jugar. La aplasto. 3,20h. Llega el colectivo Rio Paraguay. El chofer no me da bola. Todos bajan. Vamos a emigración. No me di cuenta que habían abierto la puerta. De repente aparecen militares armados. No sé de dónde salieron. Multa de 191000 guaranís – por entrada ilegal-. Subo al colectivo. Sigo teniendo frio. Me duermo.

18 horas más tarde llegué a Santa Cruz.

Trámites de sellado, en la aduana boliviana. A la derecha mi primer restaurante en Bolivia. Sopa de gallina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sudamérica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Espera en el Chaco

  1. pescasalada dijo:

    M’encanta l’estil … bon relat.
    Quina nit més negra.
    Així que fumes… així que portes rellotge…… :-)), de lo que se va enterando una……

  2. jose luis dijo:

    Joder que nochecita, lo del balón de futbol tiene pelotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s