Misiones Jesuíticas

Misión de Santa Ana, Misión de Loreto y Misión de San Ignacio. Las ruinas de una utopía.

Durante un siglo y medio después de 1609, uno de los mayores experimentos sociales del mundo vio la luz en las junglas de Sudamérica gracias a la Sociedad de Jesús (los jesuitas). En zonas increíblemente remotas los eclesiásticos fundaron “reducciones” (misiones) donde establecieron comunidades de guaraníes a los que evangelizaron y educaron, mientras que, al mismo tiempo, los protegían de la esclavitud y las influencias malignas de la sociedad colonial. Era un ideal utópico que Voltaire describió como “el triunfo de la humanidad que parece expiar las crueldades de los primeros conquistadores”.

En el momento de máximo esplendor, las 30 misiones jesuitas que se extienden por lo que hoy es Argentina, Brasil y Paraguay, fueron habitadas por más de cien mil guaraníes. En cada misión vivían dos curas, como mínimo, y los guaraníes se gobernaban a sí mismos, bajo la autoridad espiritual de los jesuitas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sudamérica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s