Estrellas muertas

Estrellas muertas, Álvaro Bisama, Chile

Álvaro Bisama, representa la nueva literatura chilena. Esta novela encuadrada en un espacio que conoce perfectamente, Valparaíso, Chile, década de los noventa, el escritor vuelve sobre los paisajes del extravío. La idea de una dispar pareja comunista en una provincia y un tiempo confuso: los primeros años de la transición chilena y lo que éstos significaron para una generación completa. Una historia donde el deseo raya con el espanto, el compromiso con la tragedia y la memoria con su propio despeñadero.

Estrellas muertas es el derrumbe de muchas cosas. Directa, cruda, real, triste. Una delicia.

“Arrendé películas pero no terminé ninguna. Me había olvidado del futuro, el futuro había salido corriendo, se había evaporado. A mitad de los noventa en Chile no había futuro alguno, a comienzos de la era de Frei júnior, con Pinochet vivo, todo era marasmo, el aburrimiento de días iguales a otros y lo único que nos quedaba, que me quedaba, dijo ella, era anestesiarme, doparme con música tocada por sujetos que estaban tan trizados que sólo podían representarse en el ruido…….

…… ¿y tú?, dijo ella. ¿Qué hiciste ese verano?, me dijo. Nada. O todo. Bebí cognac Tres Palos mezclado con Free Cola, dije. Tomé un jeans viejo y lo corté y me hice unas bermudas. Leí a González Vera, un señor que hablaba de un pueblo vacío llamado Alhué, dije. Me pasé noches enteras tomando con mis amigos en la línea del tren de mi pueblo que no estaba vacío pero se parecía a ese Alhué. Quise escapar de ahí pero no pude. No fui a ninguna parte. Me quedé donde mismo. Jugué flippers. Vi películas de terror. No esperaba nada porque yo mismo no era nada, dije.”

—————————-

“A veces hablamos por teléfono de cualquier cosa, casi siempre en la madrugada. Nos quedó eso de lo nuestro: el insomnio. En esas conversaciones, cada cierto tiempo, se producen silencios donde sólo escuchamos nuestras respectivas respiraciones al otro lado de la línea. Luego, retomamos la conversación y nos dormimos por el cansancio.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recién leí una negra., Sudamérica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s